Se vale.

Sí, se vale.

Mucha gente nos dice que “no se vale estar tristes con todo lo que tenemos, por ejemplo: salud, familia, escuela, etc…” y en parte es cierto. Es cierta la parte en que debemos estar agradecidos, por supuesto, debemos apreciar esas “bendiciones” o situaciones favorables en las que vivimos, sin embargo, hay veces que nos sentimos mal y comentarios como estos simplemente nos hacen sentir peor. Y ESO es lo que NO se vale, gente.

Estar triste, sentirte decaído, no tener energía o ver todo gris por un periodo es algo natural, nadie se salva de eso por más fuerza de voluntad y actitud positiva que tenga (o pretenda tener) y en dichas ocasiones se vale sentir esa tristeza, ese vacío o esa impotencia, se vale que nos duela cuando las cosas no están saliendo como quisiéramos o cuando nuestras expectativas no se están cumpliendo. Y , por cierto, no tiene sentido comparar nuestra situación con la de personas con menos posibilidades o en situaciones menos favorables, porque usualmente ese es el pretexto para juzgarnos como egoístas o superficiales “Mira a esos niños de la calle ¡tú de que te quejas!” nos dicen muchos a forma de reproche pero eso no nos ayuda ni a nosotros ni a ellos; el sentirnos bien o mal por nuestra situación en comparación con la suya no mejora la vida de ninguno. Debemos comprender que, simple y sencillamente, son situaciones diferentes y no podemos vivir comparando nuestra vida con la de otros ni siquiera cuando sea con las mejores intenciones.

Nadie está aquí para marcar límites de lo que se vale o lo que no, ni siquiera los grandes intentos de la política y la religión nos ayudan en casos en los que nuestra naturaleza humana supera la razón, y se vale dejar que los sentimientos fluyan pero el punto es no dejarlos crecer. No dejarlos prolongarse o profundizarse demasiado no porque alguien más lo diga o lo sugiera sino por nuestro propio bien, ya que, finalmente debemos estar conscientes de que dichos sentimientos podrán tener su razón de ser en algunos momentos pero si los dejamos continuar y arrastrarnos hacia el fondo nos meterán en problemas (o al menos no nos permitirán salir de ellos).

Quizá mi molestia tenga algo que ver con la autoridad y la inconformidad que siento con algunas cosas o ideas que nos son impuestas, quizá, pues no me gusta que nos digan qué se puede y qué no se puede hacer; mucho menos cuando eso que critican parece estar tan fuera de nuestro control pues en realidad no es algo que hayamos decidido sentir o pensar, por supuesto que queremos sentirnos mejor y dejar de ser negativos, sin embargo, a veces salir de ese estado de ánimo toma tiempo y el progreso no se da tan naturalmente como quisiéramos, así que mientras esos malos ratos pasan quiero que sepas que se vale sufrir, se vale estar tristes. Sí, se vale sentir.

ejb.jpg
Elizabeth Jane Bishop.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s