Miércoles sanador

Miércoles, 26 de octubre

7:16

Después de apagar cinco veces mi alarma que suena 6:40, 6:45, 6:50, 6:55, 7:00 y que aún así no logra despertarme sino hasta 15 minutos después, salgo de mi cama y con los ojos entrecerrados me pongo mi par de sandalias heladas para meterme a bañar. Desbloqueo torpemente mi celular, después de luchar algunos segundos con la nueva actualización de iPhone que vuelve todo más confuso, y abro Spotify para poner mi playlist Stronger basada en varios “éxitos” que no me he cansado de escuchar (si ya odias Closer de The Chainsmokers ft. Halsey no te la recomiendo pero si estás encantado con 24k Magic de Bruno Mars entonces debes seguirla). Salgo de bañar: toalla, bata, regreso a mi cuarto, abro ventanas, crema, desodorante, perfume, ¿maquillaje?, maquillaje, reloj, pulsera, sin pulsera, botines, cambio a tenis, chamarra de piel, cambio a abrigo gris, ¿me falta algo?, “ya voooy”, bajo a desayunar.

  • ¿Qué tienes, ma?

¿Ya es muy tarde? ¿La hice enojar? Debí haber bajado antes…

  • Nos rompieron el vidrio…
  • ¿Cuál vidrio? ¿De dónde?
  • De la camioneta blanca, en la mañana que iba a llevar a tu hermano, salí y vi que le rompieron el vidrio del copiloto pero no sé ni cómo que no escuchamos en toda la noche nada.
  • No marches… ¿te conté que apenas ayer le abrieron el carro a una de mis compañeras del trabajo? ¿Qué está pasando? Está cañón.
  • Mmm… Pues sí, nos tocó la mala suerte…

“Nos tocó” como si fuera un acontecimiento natural en México, un juego al azar en vez de un delito. Parece tan natural que te toque que te roben como ir a sacar la cartilla a los 18 años y que te toque la bolita blanca o la azul. Parece que en México crecemos esperando que nos toque buena suerte, que salga la bolita negra, que no nos pase nada en el camino a casa o a la escuela, pero vivimos prevenidos de que por azares del destino es muy probable que nos toque ir a marchar. Robos, secuestros, asesinatos, todos vergonzosos acontecimientos que parecieran suceder con toda legalidad pues ya nadie se sorprende, parece ser más cuestión de tiempo que de problemática social, como si ser víctima de algo así estuviera avalado por la constitución y ni cómo hacerle, te rindes ante esa idea de que en nuestra país es una posibilidad y, a veces, más que posibilidad suena a una realidad con mayor aceptación que el derecho de expresión.

¿Qué está pasando, San Luis? Se suponía que ya habíamos progresado, por un tiempo dejamos atrás las noticias de narcos, balaceras, colgados en la glorieta Juárez y ahora, asaltaron acá, secuestraron a aquél, me rompieron el vidrio a mí.

8:40

  • Mejor pide un Uber, luego los taxis también son bien peligrosos. Bueno, aunque ya no se sabe, luego dicen que en los Ubers violan…

¿Contradecir esas vagas afirmaciones? ¿Cómo? La mitad de los noticieros parecieran estar haciéndole mala propaganda a Uber y se podría decir que la mitad de la población se ha encargado de difamar a los taxistas. Además, tomando en cuenta el hecho matutino no había argumentos suficientes para quitarle la preocupación a mi madre.

UberX porque en San Luis no hay opciones, es decir, no puedes elegir el tamaño del auto que quieres, la categoría o mucho menos programar tu viaje. AÚN no. Es importante destacar en mayúsculas esta palabra que es muy común en el léxico potosino. Aún no hay IHOP, aún no hay MixUp, aún no hay tanto tráfico, aún no hay contaminación, aún… ¿acaso en México todo es cuestión de tiempo?

  • Hubo Uber aventón en donde no te cobrábamos tarifa dinámica y estaba bien, yo les decía a todos mis clientes que lo aprovecharán pero ahora quién sabe cuándo vuelvan a ponerlo.
  • Ah, ya. No es que según yo UberX era para compartir Uber pero no, en San Luis es la única opción que te aparece.
  • Si, ahorita si pero nos avisan cuando van a meter actualizaciones y dicen que ya viene el Uber Black para que también pidan autos ejecutivos.
  • Mmm, qué bien. Me contaron que en Estados Unidos hay un Uber para la fiesta, que pides un chofer que llega en bici, maneja tu coche para llevarte a tu casa y de ahí se va en su bici.
  • Ja ja eso está padre, pues quién sabe aquí nada más hay el UberX.

Un conductor bastante amigable, un buen servicio, llegamos en 9 minutos a mi destino, me cobraron unos decentes $28 a través de la aplicación y le regalé al chofer 5 estrellas por el viaje. A diferencia de la última vez que viajé en taxi y tuve que esperar 20 minutos a que pasara por mí después de pedirlo, luego durante el recorrido mi conductor iba totalmente metido en su celular y solo a ratos levantaba la vista para manejar, lo que hizo que tardáramos más de 15 minutos en llegar, y lo peor es que su presencia descuidada me intimidaba de forma que no encontraba ni cómo pedirle que no usura el celular y que mejor se apurara. Por cierto, ese pésimo viaje en taxi me costó $50, $22 más que el mismo viaje hecho en Uber, no es publicidad ni crítica solo enlisto aquí los hechos.

9:03

La puerta de la oficina parece cerrada, me acerco y empujo, hoy estaba entrecerrada pero es muy probable que los próximos días tenga que comenzar a tocar el timbre pues normalmente se dejaba abierto todo el horario laboral por si alguien iba a hacer pagos o contratar algún servicio pero ahora “con la inseguridad” es mejor no arriesgarse y mientras no encierren a los delincuentes que andan merodeando por la oficina, abriendo carros ajenos y robando cosas, seremos nosotros los que tendremos que encerrarnos un rato.

Escucho la voz de Ale en el segundo piso, entro con calma, paso mi huella en el checador de entrada, pongo mi dedo índice derecho, una, dos veces, me rindo porque por alguna razón no lo lee y tecleo mi número para registrarme. Voy a la cocina y, como auténtica Godínez, meto los topers de comida que traigo al mini-refri que tenemos, tomo una taza para prepararme un café y estoy lista para comenzar la jornada. Subo las escaleras hasta mi asiento, el tercer escritorio al que  me mudo en la oficina, no estoy acostumbrada a quedarme en un mismo lugar, creo que después de mucho tiempo me he vuelto adicta a los cambios. Pero hay cosas que no cambian por más que me gustaría hacerlas diferente: saco el cargador de mi laptop, mouse inalámbrico, mouse-pad, cargador del celular, agenda, audífonos, una pluma, todavía siento que algo me falta. Mi disco duro. Busco mi disco duro, ese rectángulo negro aplanado con un pequeño cable USB, el disco duro con un millón de memoria que es el único que hace posible que ocupe mi laptop que ya agotó su memoria. No lo traigo. Con tanto relajo ni chequé que si lo trajera en la bolsa antes de salir de casa. Ay ¿y ahora qué? Ni modo: llamar Lucy.

  • Ma, se me olvidó mi disco duro ¿puedes checar si lo dejé en mi escritorio, por fa?
  • ¿En tu cuarto? ¿No te lo llevaste?

Ignoremos que a veces las personas hacemos preguntas muy obvias en tiempos de crisis “Perdí mi celular.” “¿Dónde lo dejaste?” Entendido, a todos nos pasa.

  • Pues creo que no, como ayer estaba haciendo tarea en la noche, a lo mejor lo deje ahí, no me acuerdo.
  • Deja checo.
  • Sí, gracias…
  • ….
  • No está ¿segura que no lo traes?
  • Si, acá ya busqué bien y no está, checa por mi tocador o en la mesa de abajo ¿no?
  • Ya lo ando buscando pero no se ve ¿no lo dejaste en otro lado?

Ssshit…

  • ¡Uy, sí! Ayer se lo presté a Ramón para que copiara unas fotos y ya no me lo regresó. Ffffu… deja le llamo, gracias. Te hablo al rato, disculpa.
  • Vale suerte, me avisas si lo tiene.
  • Sí, gracias, bye.

12:55

Los miércoles mi rutina Godínez se desarrolla en siete horas seguidas, siete horas alternando entre computadora y celular, Twitter y Facebook, Spotify e Instagram, Hootsuite y Snapchat, cocina y baño, Pinterest y Gmail, Excel y Word. Pero cabe mencionar que no es una rutina Godínez cualquiera, aunque sí hacemos lo que muchos Godínez desde pasar horas frente a una computadora hasta ir a la tiendita y preguntar si alguien quiere algo, en realidad somos, en su mayoría, un grupo de millennials con preocupaciones profesionales que combinamos con habilidad, entre que hacemos citas para cobrar, grabamos snaps, contestamos llamadas, mandamos notas de voz a los clientes y damos ideas para el próximo gran proyecto, también nos tomamos un break de vez en cuando para no dejar de lado nuestras adicciones: el cigarro, la comida o el chisme.

15:45

Finalmente, desconecto el cargador de mi laptop, guardo mi mouse, mouse-pad, cargador, cargador del celular, agenda, audífonos y por último mi laptop que ocupa el poco espacio que sobra en mi bolsa, entre el libro que siempre cargo, aunque el título varíe, y mi cartera que tiene más tickets de compras que dinero. Nota mental: Probablemente debería vaciarla ya, no quisiera dar una impresión equívoca y hacer creer que tengo más dinero que deudas. También guardo mi disco duro que no había olvidado sino que, por algún error narrativo, fue la primera cosa que desempaqué de mi bolsa por la mañana y después perdí de vista durante algunos minutos de pánico.

Bajo las escaleras, me dirijo a la cocina y, para cerrar con broche de oro mi rutina Godínez, caliento mi comida en el horno de microondas. Después bastan unos minutos para que mi amorosa madre me recoja del trabajo, claramente en un carro diferente al que dejaron sin ventana del copiloto por la mañana, pero qué suerte que hoy no es un miércoles cualquiera. Acho me espera 4:15 frente a la Casa de la Cultura, que algunos conocerán como Museo Francisco Cossío y que muchos otros no conocerán de ninguna de las dos formas, pero si no conoces a Acho probablemente no me conoces a mí, pues hace exactamente dos años que elegimos la misma carrera y desde entonces, no estoy segura si por elección o buena suerte, hemos estado juntas más de 8 horas al día, a veces más de 5 días a la semana.

Hoy es un día sanador. A pesar de todo lo que me ha pasado. El itinerario para las horas que restan del miércoles incluye un museo, una librería, una cafetería y un spa. Ah, pero también un choque y un desconocido.

100* This Love

We’ve hit 100 posts about 100 songs in this blog!

And after writing about a hundred songs, all from different artists and from a wide range of music genres, times and backgrounds, I was wondering what have changed for me, in this blog but also in my life…

 

I started writing posts about music two years ago and the first song I wrote about was Wild Heart by The Vamps just after I listened to it for the first time. The beginning of that post reads:

This week one of my best friends –with the best music taste– shared with me a song from a british boyband. I felt surprised when I saw it wasn’t One Direction nor The Wanted but a not so popular band with one less singer “The Vamps”.

At the time I was fully a Directioner, previously I had been fan of all Disney artists from Miley to the Jonas Brothers. I could sing to every song in the radio as if I had studied the lyrics before, actually, and the people who know me won’t let me lie about this, I could sing to almost every song including Guns and Roses, Bon Jovi or Bryan Adams (all time favs). Well, I still do…

However by the end of that post I also mentioned something about road trips, friends and running away… Luckily for me I’ve made lots of road trips with friends already and in some way I’m always on the run. But also, two years later, The Vamps has turned out to be one of my favorite bands ever; I love their covers, video blogs, new album and, simply, I love them!

While realizing that I didn’t know anything about them before I wrote that post and the fact that I didn’t imagined I would become so obsessed with their sound after I published it, I’ve realized that life resembles a lot to music in the way that at first we are all strangers but you never now who might end up being your boyfriend, your best friend or even your hero.

This love for music unites. For me, it’s fascinating to see the way music brings together a variety of people that otherwise would hardly meet. For instance, take concerts: kids, teenagers, young adults, ADULTS and everyone there is enjoying the same moment together and singing along to the power of music regardless of their differences!

Ultimately that’s what I love about music; it’s an experience that’s better if shared because it connects you with those you have around and also the ones who are far away and at times even with those who have long left…

Weird thing is that I started this part of my blog by writing about some random band I didn’t know and today I’m celebrating with this classic band I’ve always adore. I guess, it’s just the habit; to always come back home. But if there’s something else I’ve learned through this blog-experience is that even though first impressions matter, you can always take a second look at the situation/person/song because at the end, changing your mind isn’t as bad as it may seem. And sometimes accepting that you were wrong is just as right as being right. Did that make sense? I hope it did.

So back to the point of what has changed… Certainly lots of little things most of them for the best, some hard to forget but the vast majority glad to remember. Overall I’m happy to see that I’m still that girl who appreciates her friends, life surprises and good music taste!

And that’s the reason why I made the following video for you to enoy. 😉

This month I had the opportunity to watch Maroon V playing live in Mexico City. I went to their concert with an amazing friend of mine; we sang out loud, danced a lot (as you can tell while watching the not-so-steady shots on the video #sorrynotsorry) and once again I remembered why I’m so so so in love with music, trips and experiences like this.

I also included a short tribute to one of my best friends, Fer Alemán, who saddly is no longer with us but who I remember dearly. Hoping that through out this compilation of Maroon V hits you can feel the emotion and excitement I felt while listening to such good music with someone really special.

Thanks for reading, watching and sharing the love for music always.

*The lyrics to This Love by Maroon V are on the video.

Feel free to share, comment or like. ❤

On est tous des sauvages

Si aún no has visto El Renacido (The Revenant) también puedes seguir leyendo, pues aquí no te voy a spoilear que después de comer un pescado venenoso todos creen que el protagonista está muerto por lo que tiene que vivir dentro de un oso y alimentarse de caballo crudo para sobrevivir, porque todo eso ya lo sabes….

La verdadera historia que me gustaría contar es aquella que muchos de los que ya vieron la película, no están viendo; probablemente porque se quedan dormidos a la mitad o catalogan la historia como demasiado fantasiosa por la forma en que el protagonista se presenta como una especie de “superhombre”.

A

No soy experta en cinematografía, sin embargo, disfruto de buscar metáforas y significados en cada toma, escena o película (tip para no quedarse dormido en el cine) y durante este largometraje lo hice sin mucho esfuerzo a pesar de que dura más de 2 horas y la vi a las 10 de la noche; en mi opinión, la historia te absorbe desde el momento en que el protagonista no es explícito verbalmente, no tiene muchos diálogos (por obvias razones para los que ya vieron la peli) pero tampoco hay una voz-en-off que nos esté narrando lo que va sintiendo o pensando, básicamente porque es mucho dolor y, como por fin entendieron en el cine, a veces las palabras sobran para expresar sentimientos tan fuertes.

Durante las 2 horas de proyección, las impresionantes tomas de paisajes naturales intercaladas con escenas de mucha acción, te daban tiempo para absorber lo que ibas viendo, eran los 5 segundos de descanso o calma que probablemente el protagonista también disfrutaba, pero sobretodo daban tiempo para contrastar los giros de la historia y el lugar en donde se situaba, personalmente me hacían cuestionarme si la intención era demostrar que la belleza y el sufrimiento pueden coexistir a pesar de parecer tan ajenos o si incluso puede haber belleza en el sufrimiento… no hay duda de que la vida es bella pero nadie dijo que fuera fácil.

Los mismos paisajes que servían de locaciones para las escenas más intensas me generaban otra duda ¿el hombre luchaba contra la naturaleza o esta era su aliada? Las condiciones extremas en las que se desarrolla la trama nos hacen odiar a las fuerzas y fenómenos naturales en más de una ocasión, sin embargo, también hay momentos en que agradeces que estén ahí. La convivencia entre naturaleza-hombre es como un “amor perro” a veces da y a veces quita, sin embargo, sigue siendo indispensable para ambos que esa convivencia exista.

Una de las lecciones que me quedaron claras, fue el típico dicho mexicano “cuando te toca, te toca” pues en más de una ocasión se veía como la gente que moría no podía escapar su muerte, había personajes que eran heridos dos veces seguidas mientras que otros (ya se imaginan quien principalmente) sorteaban todas las adversidades. “¿Cómo alguien puede tener tan mala suerte? No solo te hieren una vez sino se aseguran de que mueras.” Pensaba al inicio pero hacia el final las muertes se sentían más naturales, casi conciliatorias, como un mensaje de que la persona ya había cumplido su cometido en este mundo y ahora las piezas del destino caían en su lugar.

La capacidad actoral combinada con lo exigente que debió haber sido la dirección en este rodaje rindió frutos pues cada mínimo esfuerzo que alguien realizaba herido era documentado a detalle, la fuerza en las miradas o el milímetro extra que lograba avanzar a pesar de sus heridas te dolía como espectador y representaba una proeza en la película. El hecho de estar herido pero seguir avanzando, esperando mejorar en el camino, es una proeza real pues cuando la vida te golpea lo único que queda es aprender a caminar de nuevo (aunque tengas que arrastrarte primero).

La tranquilidad en medio de la tempestad resulta tan rara como las sonrisas en este filme, probablemente sentirse en calma en medio de una tormenta destructiva es lo más parecido a una experiencia religiosa y creo que algo similar se ejemplifica aquí, si ya viste la película o la verás intenta identificar de qué escena hablo.

Todos sabemos que el mexicano es “guadalupano” por excelencia pero la religión, sin importar cual sea, es sin duda una parte esencial del desarrollo de nuestra cultura y quizá es por ello que en El Renacido se dan diferentes acercamientos sobre este tema; no importa mucho que se haya dicho o como se haya mostrado, lo importante es que hablar de religión en el cine la desmitifica un poco. ¿Qué significa encontrar a Dios? ¿Cómo es Él? ¿Cuándo decidimos que esa fuerza superior guiaría nuestra vida? Para cada uno de nosotros, y de los personajes, las respuestas a esas preguntas serán diferentes, algunas más serias o precisas que otras pero al final creo que en gran medida todas coinciden en que Dios es una forma de nunca estar solo.

Otra forma es la conciencia que se basa en la intuición. Ya sea que creamos o no en Dios, todos tenemos una voz aconsejadora guiada por presentimientos o concepciones, a veces tiene nombre y rostro, a veces es difusa pero siempre está ahí asegurándose de que no cometamos -tantos- errores y que -de vez en cuando- tengamos algún gesto de gratitud que, tal como se ejemplifica en la película, sin importar que tan pequeño sea este puede tener enormes consecuencias, logrando un efecto mariposa.

Finalmente, aún si te quedaste dormido a mitad de la película, seguramente comprenderás que el tema de la venganza guía la historia. Preguntarnos ¿qué tan cara es? ¿cuál es la consecuencia? ¿cuándo se rompe el círculo? ¿de quién es trabajo juzgar o vengar? es el efecto principal de esta producción. Las conclusiones a las que podemos llegar son varias y respetables todas pero a juzgar por lo que se presenta, hay un punto clave: KARMA. Todos tus pecados te alcanzan. Lo que hagas hoy, se te regresará mañana.

P.D. Apuesto públicamente que DiCaprio ganará el Oscar (sino todo es un fraude). Me enorgullece pensar que un actor con una historia tan controversial en estos premios pueda ganar su primer Academy Award bajo la dirección de un mexicano y claramente, apuesto todo por gente como Iñárritu y Lubezki que con una visión clara y una perseverancia voraz expanden las fronteras creativas de México y marcan un límite más alto para nuestros sueños.

85* No matter where you are

TODAY IS MEXICO’S INDEPENDENCE DAY!

Forget May 5th… this is the real party-time and, as the song says, no matter where you are you gotta party aswell.

https://en.wikipedia.org/wiki/Us_The_Duo

Us The Duo

official music video

…And the lovely lyrics (spanish/english):

I will stand by you
Even when we fall
I will be the rock, that holds you up
And lifts you high so you stand tall

I won’t let you go
No one can take your place
Oh a couple fights & lonely nights
Don’t make it right to let it go to waste

And I won’t let you fall
I won’t let you go
No matter where you are
No matter where you are, I’ll be there
No matter where you are
No matter where you are, I’ll be there

I will hold on to
Everything we’ve got
A quitter and regretter and forgetter is
Everything I’m not

I’ll take care of you
And love you just because
You and I are better than forever
Nothing can stop us

And I won’t let you fall
I won’t let you go
No matter where you are
No matter where you are, I’ll be there
No matter where you are
No matter where you are, I’ll be there

We can be the generation
Who learns how to love
Mistakes & empty promises
Will never be enough
To tear apart these giant hearts
that beat inside us now
Let’s conquer the percentages
And rise above the crowd

And I won’t let you fall
I won’t let you go
No matter where you are
No matter where you are, I’ll be there

No matter where you are
No matter where you are I’ll be there (x2)

I’ll be there (x2)

¡Una buena idea para tu discurso al ganar un Oscar!

Algunos nominados llevan sus discursos de agradecimiento pre-escritos arriesgándose a lucir un tanto pretenciosos al subir a la plataforma, sacar su hoja y verse como “ya sabía que ganaría así que vengo preparado”, por el contrario, hay ganadores que optan por improvisar y pasar al estrado con caras de sorpresa sin saber por dónde o a quién comenzar a agradecer y terminan mencionando hasta a su perro pero olvidando quizá a seres más importantes como a su staff.

Patricia Arquette y el discurso que remeció el Óscar 2015

Por ello, un consejo para ser el favorito del público y demostrar que realmente agradeces ese (o cualquier) premio más allá de tu orgullo personal es dedicarle tu premio a un grupo vulnerable.

Mejor dicho, regalarle ese tiempo frente a un gran público a una causa social que verdaderamente podría beneficiarse de un llamado a tomar conciencia sobre ella, como lo hizo Graham Moore (ganador de la categoría a Mejor Guión Adaptado) al hablar sobre el suicidio o Dana Penny (ganadora por Mejor Documental Corto), quienes mencionaron sus experiencias personales llegando a emocionar a la audiencia al punto de recibir ovaciones de pie.

“I would like this moment to be for that kid out there who feels like she is weird or she is different or she doesn’t fit in anywhere. Yes you do. I promise you do. You do. Stay weird. Stay different and then when it is your turn and you are standing on this stage please pass the same message to the next person who comes along.” Graham Moore, Writer and Producer.

 “I want to dedicate this to my son Even Perry, we lost him to suicide. We should talk about suicide out loud. This is for him,” Dana Penny, Director.

Ocupar los pocos minutos de fama que te ofrece un escenario de talla internacional para demostrar que no todo es “tú” y “tus” amigos, “tus” colaboradores, “tu” familia o “tu” perro. Sino que también son ellos. Son las personas que tienen una relación indirecta con el proyecto, aquellos de los que se habla, a los que se dirigen o que de alguna forma se ven involucrados pasivamente en tus logros. Por ejemplo, como lo hizo Eddie Redmayne (ganador de Mejor Actor) al dedicarle el premio a Stephen King, en quién se inspira la película por la cual ganó el Oscar, y a todas las personas que padecen de ALS.

“Me gustaría dedicar este premio a este maravilloso hombre delgado, a aquellas personas en el mundo que padecen de ALS, a aquellos que han perdido su vida contra esta enfermedad brutal. Me prepararé para interpretar a Stephen y conocí a mucha gente que lucha contra la ALS y a sus familias que batallan junto a ellos con coraje y valentía de espíritu. Ese espíritu triunfante que vi me asombró. Así que estoy muy agradecido con ellos.” Eddie Redmayne, Actor.

Agradecer a una minoría que pueda sentirse identificada contigo para que les hagas saber que importan. Tal como lo hizo Alejandro Gonzalez Iñarritu (ganador de Mejor Director, Mejor Guion Original y Mejor Película) quien para finalizar su discurso, cerrando con broche de oro la noche de los Oscar 2015, (nos) mando un saludo a sus compatriotas en su lengua natal y también a los inmigrantes que han construido un gran país fuera de casa. Así, brevemente tan solo en una oración de despedida envió un mensaje claro y directo al mundo entero.

Siguiendo su ejemplo, me despido agradeciendo a todos aquellos lectores de este escrito y seguidores amantes del cine quienes se emocionaron al ver a jóvenes con energía, adultos con experiencia, mexicanos con talento y seres humanos con pasión ganar más de un Oscar por el hecho fundamental de creer en sí mismos.

Presentación1

Bibliografía:

http://www.news.com.au/entertainment/awards/oscar-winner-graham-moore-details-suicide-attempt-in-oscar-acceptance-speech/story-e6frfpli-1227235815612

http://la.eonline.com/mexico/2015/eddie-redmayne-dio-un-tierno-y-conmovedor-discurso-al-recibir-su-sag-award-video/

http://www.eluniversal.com.mx/espectaculos/2015/oscar-2015-inarritu-mejor-director-1079313.html